TheGrue Menu

Vivimos en una crisis alimentaria, el asistencialismo del Gobierno no alcanza

 
El dólar a 38 y la inflación proyectada a 40 puntos destruyen el poder adquisitivo de los salarios las jubilaciones la pensiones los planes sociales y la asignación familiares. La crisis no se resuelve ni alcanza con volcar toneladas de alimentos a los movimientos sociales, que por más voluntad y organización que tengamos, representamos una ínfima minoría en las barriadas populares que sufren este brutal ajuste.
 
Por cada familia que atendemos en un comedor comunitario quedan miles afuera sin poder alimentarse. El pan, la carne, la fruta y las verduras solo se garantiza con trabajo, salarios, jubilaciones dignas, y un incremento de las asignaciones familiares y los planes de empleo.
 
En la emergencia alimentaria que vivimos, que el Estado asista con alimentos a los sectores vulnerables es necesario pero no alcanza, ya que cada vez la situación está peor.
 
El Gobierno y los medios hegemónicos insisten en poner al Kirchnerismo, al Peronismo al
Movimiento Obrero o a los Movimientos sociales en el club del helicóptero. Mejor miren a los grandes bancos y fondos financieros especulativos, que incluso tienen funcionarios en el propio Gobierno. Sin ir más lejos uno de los responsables de la corrida, es el JP Morgan de donde vienen Toto Caputo y Alfonso Prat Gay.